Emprender y un poco de historia propia.

Hoy compartimos la Mega Experiencia Endeavor, con espectaculares expositores que narraron sus historias y el sostén a los fuertes vientos que soplaron y no dieron tregua a la construcción de su sueño.

Luego fuimos invitados a participar en dos mesas redondas con Laura Raffo y Álvaro Moré a quienes agradecemos por la contribución que generan al pensar y abrir la mente.
Sobre todo, en un cambio al mundo que se avecina, el cual casi el 100% de los puestos laborales van a ser generados por emprendedores.

Todo ello nos llevó a pensar en nuestra historia sobre emprender.

Por el mes de mayo del año 2000 fue cuando decidí que los zapatos iban a ser parte de mi vida. Luego de haber trabajado en varios locales comerciales (hoy retail) del mercado local, entendí que era hora de emprender un camino propio.

En esos años recorrí decenas de ferias vecinales, vendiendo puerta a puerta, pequeños comercios y alguna que otra oficina. Para llegar al año 2003 y realizar la primera apertura en una Expo…debo reconocer que los miedos fueron muchos, pero las ganas, fueron muchas más!

Desde ese momento en más, viví diferentes etapas y muchas de ellas por errores, los cuales al no disponer de respaldo económico, en reiteradas oportunidades me hicieron replantear la posibilidad de volver a ser dependiente. Pero las ganas de salir adelante y crear una oportunidad que a veces parecía esquiva, siguieron!

Así en el año 2006 comenzamos en Piriápolis, 2007 en Minas, dejamos las Expo de Montevideo, para abrir el local de la calle Colonia y Ejido. Inauguramos Maldonado y Colonia del Sacramento…sumamos la estrategia del sistema de franquicias y crecimiento de marca. Aventuramos un mundo en el que parecía no se podía.

En la actualidad, la profesionalización del mundo comercial es increíble, siendo uno de los sectores donde más se acentuó la tecnología. Empresas líderes del mundo que entran al mercado e igual queda el espacio para los emprendedores.


Hoy no basta con emprender, no alcanza con las ganas, precisamos horas y horas, además de estar atentos a lo nuevo, abiertos al cambio de giro del negocio.

El valor está en la comprensión del cliente, en ayudarle a tener una mejor calidad de vida.

”Una marca no es un nombre, es la interacción entre el producto y su historia” decía hoy Moré.

¡¡Compartimos nuestra historia, que valió la pena Emprender!! Y que no todo sueño comienza con la economía que precisa, pero que si estamos dispuestos a dar todo por él, es posible que encuentres los medios.
Marcel Burgos

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *