Pasado y presente de la Industria del Calzado: ¿qué hay detrás de cada modelo de Marcel Calzados?

Estamos en plena producción de la próxima colección verano 2018, y nos pareció interesante (esperemos que así sea para Uds.) compartir en este espacio, parte de lo que hay detrás de cada campaña.

Además del proceso en sí mismo de fabricación, hay una industria que se construye en el día a día y que depende de los movimientos del mercado.
Nuestra industria, la del calzado, ha ocupado en el pasado un lugar de gran importancia en la actividad económica del país.
En la década de 1970 el sector llegó a ocupar cerca de 10.000 personas, el mercado interno estaba 100% en manos de la producción nacional y no se importaba calzado. Había 15 fábricas dedicadas exclusivamente a la exportación y muchas más dedicadas al mercado interno.
En los últimos años, la situación ha cambiado, muchas fábricas han cerrado y otras se encuentran trabajando a un 50% de su capacidad productiva, en un mercado que está dominado por el calzado importado.

Un estudio reciente (1) indica que la industria del calzado en Uruguay está integrada por unas 86 empresas fabricantes de calzado, de las cuales 36 se encuentran asociadas a la Cámara de Industrias del Calzado del Uruguay (CICU) y que emplean unas 1.200 personas de forma directa. En su mayoría empresas de tamaño pequeño con 20 a 30 empleados y micro de entre 1 y 10 dependientes, generalmente talleres artesanales y de carácter familiar, con bajos niveles de inversión, que se concentran geográficamente mayoritariamente en Montevideo y dedicadas puntualmente a la fabricación de calzado de cuero.
En materia de insumos, el abastecimiento de las materias primas se centra en el cuero básicamente de origen nacional, aunque se recurre también a importaciones y productos semielaborados.

En la actualidad, hay muy pocas empresas con producción local de tacos, suelas, hormas, etc., a lo cual se agrega que no se pueden abastecer de producción local de adornos, herrajes, cordones, etc., por la falta de empresas productoras en plaza.

Por último, respecto a la mano de obra, se agrega la escasa capacitación del personal, a pesar de cursos cortos de UTU de cortado y aparado y de INEFOP con capacitaciones técnicas para modelista de calzado.

En este escenario es donde día a día ponemos como marca nuestro mensaje, desde el diseño, la artesanía del producto, siendo tanto los zapatos como carteras, propuestas únicas; apuntando directamente a mujeres que gustan de lo distinto y de estar a la moda con modelos exclusivos, nuestras producciones de muy pequeña escala por diseño, permiten la casi exclusividad de quien nos elige.


Conocemos nuestro mercado y apuntamos a desarrollarnos en él, teniendo la posibilidad de brindar los mejores diseños, colores, confort y una agradable experiencia de compra en nuestras tiendas o a través de la web…viendo cada día mayor participación en los vestidores o zapateras de nuestras clientas!!

(1) “CARACTERIZACIÓN SECTOR CUERO Y ANÁLISIS PROSPECTIVO A 2020” – Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Ministerio de Industria y Energía, Dirección de Industria

Be the first to comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *